Home / KrazyNews / Sociales / Nelson Mandela – Líder revolucionario de progreso, conciliación e igualdad

Nelson Mandela – Líder revolucionario de progreso, conciliación e igualdad

Nelson Mandela – de 94 años, se encuentra en estado “muy crítico“, aunque sigue abriendo los ojos y “reacciona al tacto“, “Sólo puedo repetir que papá está en un muy estado crítico, cualquier cosa que pueda ocurrir es inminente. Pero también quiero subrayar, una vez más, que sólo Dios sabe cuando llegará su hora” informa su la hija mayor Makaziwe Mandela.

Mandela se mantiene con vida de manera artificial en el Hospital del Corazón Medi-Clinic de Pretoria, donde fue ingresado el pasado 8 de junio. Su salud se ha deteriorado dramáticamente en los últimos cuatro días y su situación continúa siendo crítica.

Este se encuentra bajo vigilancia médica desde 2011, ha sido hospitalizado en cuatro ocasiones en los últimos seis meses, y sus propios familiares aseguran que apenas puede hablar. Ayer, el clan Mandela se reunió en Qunu, hogar de juventud, para supuestamente para preparar su funeral y para discutir si debían interrumpir su tratamiento.

Nelson Mandela – Datos relevantes de su vida

Nacido en el año 1918, Nelson Mandela se hizo abogado en 1942. En 1944 ingresó en el Congreso Nacional Africano (ANC), un movimiento de lucha contra la opresión de los negros sudafricanos. Mandela fue uno de los líderes de la Liga de la Juventud del Congreso, que llegaría a constituir el grupo dominante del ANC; su ideología era un socialismo africano: nacionalista, anti-racista y anti imperialista.

En 1948 llegó al poder en Sudáfrica el Partido Nacional, que institucionalizó la segregación racial creando el régimen del apartheid. Bajo la inspiración de Gandhi, el ANC propugnaba métodos de lucha no violentos: la Liga de la Juventud (presidida por Mandela en 1951-1952) organizó campañas de desobediencia civil contra las leyes segregacionistas.

mandela_03_full

En 1952 Mandela pasó a presidir el ANC del Transvaal, al tiempo que dirigía a los voluntarios que desafiaban al régimen; se había convertido en el líder de hecho del movimiento. La represión produjo 8,000 detenciones, incluyendo la del propio Mandela, que fue confinado en Johannesburgo. Allí estableció el primer bufete de abogados negros de Sudáfrica.

En 1955, cumplidas sus condenas, reapareció en público, promoviendo la aprobación de una Carta de la Libertad, en la que se plasmaba la aspiración de un Estado multi-racial, igualitario y democrático, una reforma agraria y una política de justicia social en el reparto de la riqueza.

El endurecimiento del régimen racista llegó a su culminación en 1956, con el plan del gobierno de crear siete reservas o bantustanes, territorios marginales independientes, en los que se confinaban a la mayoría negra. El ANC respondió con manifestaciones y boicoteos, que condujeron a la detención de la mayor parte de sus dirigentes; Mandela fue acusado de alta traición, juzgado y liberado por falta de pruebas en 1961.

mandela_02_full

Durante el largo juicio tuvo lugar la matanza de Sharpeville, en la que la policía abrió fuego contra una multitud desarmada que protestaba contra las leyes racistas, matando a 69 manifestantes (1960). La matanza aconsejó al gobierno declarar el estado de emergencia, en virtud del cual arrestó a los líderes de la oposición negra: Mandela permaneció detenido varios meses sin juicio.

Aquellos hechos terminaron de convencer a los líderes del ANC de la imposibilidad de seguir luchando por métodos no violentos, que no debilitaban al régimen y que provocaban una represión igualmente sangrienta. En 1961 Mandela fue elegido secretario honorario del Congreso de Acción Nacional de Toda África, un nuevo movimiento clandestino que adoptó el sabotaje como medio de lucha contra el régimen de la recién proclamada República Sudafricana; y se encargó de dirigir el brazo armado del ANC (la Lanza de la Nación). Su estrategia se centró en atacar instalaciones de importancia económica o de valor simbólico, excluyendo atentar contra vidas humanas.

mandela_04_full

En 1962 viajó por diversos países africanos recaudando fondos, recibiendo instrucción militar y haciendo propaganda de la causa sudafricana. A su regreso fue detenido y condenado a cinco años de cárcel. Un juicio posterior contra los dirigentes de la Lanza de la Nación fue realizado condenándole a cadena perpetua en 1964. Ese mismo año fue nombrado presidente del ANC.

Prisionero durante 27 años en penosas condiciones, el gobierno de Sudáfrica rechazó todas las peticiones de que fuera puesto en libertad. Nelson Mandela se convirtió en un símbolo de la lucha contra el apartheid (sistema de segregación racial) dentro y fuera del país, una figura legendaria que representaba la falta de libertad de todos los negros sudafricanos.

En 1984 el gobierno intentó acabar con tan incómodo mito, ofreciéndole la libertad si aceptaba establecerse en uno de los bantustanes (término que designa cada uno de los veinte territorios que operaron como reservas tribales de habitantes no blancos en Sudáfrica y África del Sudoeste (actual Namibia), en el marco de las políticas segregacionistas impuestas durante la época del apartheid) a los que el régimen había concedido una ficción de independencia; Mandela rechazó el ofrecimiento. Durante aquellos años, su esposa Winnie simbolizó la continuidad de la lucha, alcanzando importantes posiciones en el ANC.

Premio Nobel de la Paz

Finalmente, Frederik De Klerk, presidente de la República por el Partido Nacional, cedió ante la evidencia y abrió el camino para desmontar la segregación racial, liberando a Mandela en 1990 y convirtiéndole en su principal interlocutor para negociar el proceso de democratización. Mandela y De Klerk compartieron el Premio Nobel de la Paz en 1993. El expresidente logró el premio Nobel de la Paz en 1993 junto al presidente F.W. De Klerk por su contribución a la reconciliación entre razas.

Las elecciones de 1994 convirtieron a Mandela en el primer presidente negro de Sudáfrica; desde ese cargo puso en marcha una política de reconciliación nacional, manteniendo a De Klerk como vicepresidente.

mandela_01_full

La figura de Mandela

El líder antiapartheid dejó la vida pública en 2004, pero Nelson Mandela continúa siendo la figura capaz de unir a todos los sudafricanos, un referente moral admirado a partes iguales por blancos y negros. A las puertas del hospital de Pretoria, decenas de ciudadanos se mantienen en vigilia, llevando mensajes aliento y apoyo para él y su familia, rodeados por un enorme contingente de periodistas.

Nelson Mandela, icono global de la lucha por los derechos humanos y la igualdad racial, dedicó 67 años de su vida a combatir el régimen racista del apartheid, que le confinó en la cárcel durante 27 años. En 1994 se convirtió en el primer presidente negro del país tras ganar las primeras elecciones.

 

Fuente: http://www.abc.es / http://www.biografiasyvidas.com
Nelson Mandela - de 94 años, se encuentra en estado "muy crítico", aunque sigue abriendo los ojos y "reacciona al tacto", "Sólo puedo repetir que papá está en un muy estado crítico, cualquier cosa que pueda ocurrir es inminente. Pero también quiero subrayar, una vez más, que sólo Dios sabe cuando llegará su hora" informa su la hija mayor Makaziwe Mandela. Mandela se mantiene con vida de manera artificial en el Hospital del Corazón Medi-Clinic de Pretoria, donde fue ingresado el pasado 8 de junio. Su salud se ha deteriorado dramáticamente en los últimos cuatro días y su situación continúa siendo crítica. Este se encuentra bajo…

Review Overview

0

User Rating: Be the first one !

About coraly

Autor: Coraly Toro; Blogguer, Graphic Designer.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*