Home / KrazyNews / Sociales / Conoce la historia de Rebeca Méndez, mujer que inspiró la canción de Maná “el muelle de San Blás”

Conoce la historia de Rebeca Méndez, mujer que inspiró la canción de Maná “el muelle de San Blás”

Rebeca Méndez se la pasaba sentada frente al faro escuchando las gaviotas y pelícanos que jugaban con el mar del estero, otras tantas mirando hacia el infinito, parada en el Muelle de San Blás. Los habitantes lugareños, se sorprendían al verla caminar con su vestido blanco y con velo de novia cubriendo su cabeza.

Rebeca Méndez – Muelle de San Blás – Maná

Siempre seria, ensimismada en sus pensamientos y callada, solo hablaba cuando le preguntaban por su nombre en un principio. ”Rebeca” decía. ”Me llamo Rebeca”

Expresiva mas con sus ojos que con sus labios, daba a notar su amabilidad, sin embargo cuando alguna persona conocida y de confianza se le acercaba, mostraba su sonrisa franca dejando ver su dentadura incompleta.
Por su forma no tan común de conducirse y con la curiosa forma de vestirse se supo entonces que no estaba bien de sus facultades mentales.

muelle de san blás_03_full

Con el paso del tiempo y de poco a poco, Rebeca daba a conocer parte de la información de su vida pasada, en la que mencionaba a un hombre del cual estuvo completamente enamorada y pensaban casarse, este trabajaba embarcándose en alta mar, saliendo precisamente del puerto de San Blás.
Precisaba en sus relatos que dejaba de ver a su amado marinero por temporadas, pues tardaba varios días en volver, pero que su amor resistía el tiempo necesario para verlo con ansia.
La última vez que vió a su amado, este le propuso matrimonio antes de su partida, para hacerlo efectivo a su regreso, sin embargo lo último que supo de él fue que una tormenta hundió la embarcación donde viajaba arrebatándole a su amor.
Su llegada a este lugar tranquilo del pacifico mexicano, fue para conocer desde donde había zarpado el amor de su vida; El muelle de San Blás, al que visitaba diariamente al atardecer.
Después se quedo a vivir aquí, dormía en las banquetas de cualquier calle y para subsistir ayudaba en un restaurante local a lavar platos pero también fabricaba muñecas en miniatura hechas con retazos de tela, las que vendía en la plaza.
Con el correr del tiempo, se unió sentimentalmente a un comerciante de la localidad con el que vivió algunos años; Ladislaos, mejor conocido por los oriundos como “Laos”, quien era vacilón, bonachón y simpático, mismo que cuidaba de Rebeca a la que le dio el apodo de la “Chica de humo” porque su cabellera estaba teñida entonces con un poco de canas. Ellos habitaron una casa modesta hecha de madera y láminas de cartón cerca del muelle.
Mientras tanto Rebeca no dejo de hacer lo usual desde su llegada al puerto, sus caminatas eran frecuentes, mientras tanto ”Laos” entonces entre broma y broma, le aseguraba a su chica de humo que se casaría pronto con ella.
Para Rebeca esta promesa fue seria, por lo que algunas veces era observaba en el atrio de la Iglesia de San Blás con su atuendo rústico de novia esperando la llegada de “Laos” muy emocionada, pero este nunca llegaba.

En una de las salidas de Ladislaos a Guadalajara, Jalisco donde se surtía de productos de venta, fue atropellado por un vehículo y más tarde trasladado a la ciudad de Tepic; capital del estado de Nayarit, donde finalmente murió, dejando nuevamente a Rebeca sola y desconsolada quien siguió deambulando casi sin descansar.

muelle de san blás_01_full

Entonces la gente de la comunidad dejó de ver a Rebeca por días y luego la veía ocasionalmente en el puerto, por lo que se sabía que viajaba a otros lugares pero siempre regresaba, hasta que finalmente no regresó jamás.
Para el año de 1997 el grupo MANÁ dio a conocer su nuevo álbum “Sueños líquidos”, del cual se desprendía el sencillo “En el muelle de San Blás”, la letra era conocida por los oriundos ya que narraba coincidentemente la misma historia de Rebeca y su amor que se hizo a la mar sin regreso.
Se dice que en una de sus visitas a Puerto Vallarta, Rebeca fue abordada por Fher quien le preguntó del porque de su vestimenta de novia caminante, y ella le contó su historia triste, misma que fue estampada por él en la letra de la canción “El muelle de San Blas”
Los integrantes del grupo, visitaron el puerto de San Blás, Nayarit para grabar el video de este tema, dando a conocer algunos rincones naturales de este lugar que es de lo que tienen mas historia en el país mexicano, video en el que se aprecia la piedra de la tierra de Aramara, ubicada en la tierra sagrada Wixarika donde los huicholes hacen sus rituales, pues según sus creencias, en este lugar nace la vida misma, igualmente se observa el ahora famoso muelle de San Blás.
En el año de 2004 un grupo de comerciantes la vieron de noche caminando en Guadalajara, con el pelo completamente encanecido, con un puñado de colillas de cigarrillos en una de sus manos y en la otra una pequeña muñeca de tela, le preguntaban que hacía, a lo que ella respondió con su tímida sonrisa, trabajo en un restaurante y vendo muñecas.
Jamás nadie la volvió a ver y se creyó que había muerto, pero fue hasta el año 2009 cuando una sobrina y hermana de Rebeca visitaron San Blás, siendo esta última la que en exclusiva para el programa radial “Espacio Femenino” diera mas informes sobre Rebeca.
Del estado de Chiapas y con hijos en su haber, Rebeca sufría efectivamente de sus facultades mentales según narró su hermana, la cual mencionó a una hija que cuidaba de ella y su decaída.
Así pues, para San Blás de Nayarit, la fama creció con esta canción y a finales del 2011 el Presidente municipal en turno; Porfirio López Lugo, dió a conocer que se haría una estatua de bronce en su honor, e hizo una convocatoria para que la gente aportara llaves, las que fundirían para la obra conmemorativa en honor de Rebeca, algo que esta pendiente por realizarse.
No obstante el día 18 de Septiembre oficialmente se supo de la muerte de Rebeca quien falleció en Monterrey el día 16 de Septiembre de 2012, su hija quien cuidaba de ella lo dio a conocer mediante una llamada telefónica al Alcalde, donde le mencionaba que sus últimos deseos eran que sus cenizas se esparcieran en las playas de San Blás.
Hoy, la musa de Fher que con su canción y video dieron a conocer a San Blás, Nayarit en todo el mundo, se ha reunido con su amor en la eternidad, consagrando al muelle de San Blás con su historia real, una historia hecha canción que es también uno de los temas favoritos del público actualmente en las presentaciones en vivo del grupo latino Maná.

Homenaje Póstumo

En entrevista, visiblemente emocionada Blanca Suárez, hija de Rebeca, dijo: “Ella fue muy amada en este puerto, la gente la quería mucho y quiere saber su historia”. “Se le recuerda por  su humildad y su corazón de niña, porque ella era una niña, una niña del mar, ahora ella, ya está reunida con su amado”.

muelle de san blás_02_full

SIEMPRE TRAÍA SU VESTIDO DE NOVIA, Y LO LUCÍA CAMINANDO EN LA PLAYA

Su prima Aurora Zúñiga Méndez, recordó:
La historia de amor de Rebeca es verdad. Ella tenía su amor y creía que iba a casarse con él, por lo que  siempre tenía su vestido de novia,  ella siempre cargaba su vestido de novia, iba con mi mamá, su tía Paz Méndez, se  lo ponía, nos lo enseñaba y nos platicaba como iba a ser su boda”. “Pero un día llegó con mi mamá  muy triste y le dijo: sabe que tía, no ha llegado mi novio Ladislao, estoy muy triste; y no teníamos palabras con que consolarla, ella estaba metida en su mundo, y esa era su versión”.  “Su novio era un pescador, pero esta persona murió en Guadalajara, allá lo atropellaron y murió, y ella pensaba que se había ido al mar”. “nos enseñaba su vestido ya roto, deslavado, y a veces se lo ponía ahí con mi mamá y nos lo presumía ¡miren que bonito mi vestido!“.
Era una mujer que le gustaba andar de un lugar a otro, de repente se venía a San Blas, de  repente se iba a Jalisco, le gustaba ir a Ciudad Juárez, o a México”.  Fue en uno de esos viajes cuando tuvo su encuentro con Maná: “nos contó que en su andar  por diversos lugares esperando a su amor   fue a Puerto Vallarta y traía puesto su vestido de novia, y por ahí andaban los de Maná y le llamó la atención a Fer, al autor de la canción, que se le acercó y le preguntó porqué estaba  así, y ella le contó que estaba esperando a su amor porque le había prometido venir a casarse y que ella quería estar lista para cuando él llegara, y de ahí nació la canción del Muelle de San Blás”.

“El último deseo de rebeca era quedar aquí en San Blás, decía que el día que falleciera, le decía a mi mamá, el día que muera quiero quedar en San Blas, porque ahí  está el amor de mi vida,  yo quiero seguir esperando, quiero que me encuentre ahí, si algún día nos encontramos y nos vemos, que sepa  que yo aún  lo estoy esperando”.

Las cenizas de Rebeca fueron depositadas en un nicho en la Isla de la Piedra Blanca, frente al muelle de San Blás, donde se encuentra una Virgen que cuida a los pescadores, y es además la entrada al centro ceremonial Huichol Aramara. La Loca de San Blás, seguirá en el muelle donde tantas veces esperó a su amado.

Fuente: http://www.elsoldenayarit.mx / http://dominiopublico.mx
Rebeca Méndez se la pasaba sentada frente al faro escuchando las gaviotas y pelícanos que jugaban con el mar del estero, otras tantas mirando hacia el infinito, parada en el Muelle de San Blás. Los habitantes lugareños, se sorprendían al verla caminar con su vestido blanco y con velo de novia cubriendo su cabeza. Rebeca Méndez - Muelle de San Blás - Maná Siempre seria, ensimismada en sus pensamientos y callada, solo hablaba cuando le preguntaban por su nombre en un principio. ”Rebeca” decía. ”Me llamo Rebeca” Expresiva mas con sus ojos que con sus labios, daba a notar su amabilidad, sin embargo cuando…

Review Overview

0

User Rating: 3.05 ( 3 votes)

About coraly

Autor: Coraly Toro; Blogguer, Graphic Designer.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*